viernes, 22 de agosto de 2008

Para saber con quién tratamos...

¿Por qué es tan difícil congeniar con las personas? ¿Por qué somos tan raros… tan locos todos…?

¿Qué hago? Me pongo a escribir mis clásicos delirios, (cosa q llevaría a escribir un libro de autoayuda o filosofía para personas conflictuadas, mhh, naa… no es la idea)…

Voy al punto… aunque se sabe que terminaré escribiendo 2 millones de líneas… porque no sé si sabían pero en esto no soy concisa ni simple… a ver; lo intentaré.

La cosa es q me sorprendo a cada momento de cómo es la gente… me incluyo en eso de “gente”, obvio. Tantas cosas para decir, sin saber cómo expresarlas, tantos sentimientos q ni uno entiende, tantos proyectos q no descubrimos… y mientras tanto vivimos, claro. Tantos q no se detienen a pensar en esto… pero ¿cómo hacen? Uno llega a una situación totalmente irreversible, sin vuelta atrás… un momento q nos atropella sin q se lo permitamos. Y ahí está, no todos pueden ver ese momento: o lo dejan pasar o lo ven… y cuando lo ven, en mi caso en particular, suele teñirse todo de otro color… puede venir disfrazado de persona. Esa persona adquiere a su vez otro color en mi vida… y son pocas las q me dejan ver eso que hace un clic… no digo que el resto sea mejor o peor: simplemente son diferentes.

Y así es como debe ser... y hasta es posible que todos piensen igual que yo y lo tomen como algo natural: “¡Oh sí! Analizo todo lo que hago... y lo q hacen y dicen otros”. ¿Pero es normal?, ¿Eh? No, tranquila… Total, a mí todo eso me atormenta a cada momento, e intento evadir esos pensamientos, dirigiendo el sufrimiento a hechos cotidianos y simples. A cada instante, por otra parte, se le va sumando un segundo más de experiencia… y así vemos cómo somos realmente… y a lo q podemos llegar… y repito, no se puede regresar en el tiempo.

Tantas veces quisiéramos tener esa inocencia y frescura de los seis años… Esa alegría y despreocupación q todos vivimos a esa edad… Pero no se puede, y hay q aprender a vivir y convivir con lo nuevo. No digo que sea malo, pero podría ser mejor… Me refiero a los pensamientos; intentar tener más claras las cosas… Y eso que yo no soy vueltera, me irritan mucho las vueltas… Pero a veces es imposible llegar a un lugar sin transitar otros... con esto digo q si no damos vueltas por entre esa maraña de ideas, nunca vamos a concluir en algo… Y es eso a lo q quiero llegar…aunque en realidad todo esto surge porque cada tanto, esa cripta se abre, dejando entrar luz… una luz que rompe la oscuridad y las telarañas q uno mismo construye cada vez q intenta acercarse a la realidad… sí: acercarse a la realidad.. No dije alejarse… porque alejarse de la realidad es lo q busco y no encuentro… Al alejarme de la realidad se disuelven las sombras y, esa claridad es lo que intento ver en otras personas… A veces creo encontrarlo, y es peor creer que existe cuando no existe… Y ahí llega la decepción… pero en la vida hay sorpresas y es mejor llevarse un disgusto una vez y no convivir con una ilusión que nos dolerá más con el correr del tiempo, ¿no?

Ahora mismo pienso que no tiene sentido alguno estar escribiendo esto ahora, a las 0.58 de la madrugada de un lunes, cuando me tengo que levantar a las 7… pero ¿qué más da? Si ahí vuelvo a pensar que un día voy a morir y nada cambia ¿o sí?… ¿Y a quién le importa esta noche que me quedé hasta más de la una de la mañana escribiendo cosas en Word? Porque al fin y al cabo todo es por algo,… las cosas se dan porque se tienen que dar… Y entonces, ¿qué digo? que nada es casualidad. Y que buscamos lo que hacemos… Todo sirve para crecer... y para llegar a ese punto q tiñe de colores una vida de ultratumba… o sea, aunque no estemos en un estado de conciencia cuando actuamos de alguna forma, todo sirve. Y así vivimos, de lo que construimos… construimos paredes q después tiramos abajo y nos jactamos de solucionadores de problemas… Construimos puentes para saltar de un lado a otro de un río q no existe, pero claro, el mejor ingeniero es uno siempre… ¿y los demás? Usan tus construcciones, tus edificios… y así es todo. Uno los deja usarlos: Después a no quejarse…

Gracias si leen… gracias si no leen… da igual. Yo logré limpiar algunas telarañas de mi cabeza loca. Y lo malo es que me doy cuenta de algo: del total de esa limpieza no habré llegado ni a hacer el 10 %... y yo miro, y todo brilla y está reluciente… Pero claro, en cuanto sacudís una cortina ya sale más polvo y la limpieza no termina nunca, NUNCA.

10 de diciembre de 2007

L.M.D.

¿Y ahora qué pasa, eh?

Pasa que (dije que) nunca me iba a hacer un blog...
Que tengo demasiado para decir...
Que no es lo suficientemente amigable...

Que hoy tuve ganas de expresarme de esta manera, aún sin salir de mi rutina analítica de la galaxia en la que vivo.

Que no sé si lo mantendré vivo por mucho tiempo.

¿Y qué más?
Que no me importa...
Que voy a dejar fluir buena parte de todo lo que se me cruza por esta nasa golová...

L.M.D.


EFEMÉRIDES

El tiempo de arena

El tiempo de arena
~Alejandro Costas~

árboles que hacen el amor

árboles que hacen el amor
~Alejandro Costas~