viernes, 22 de agosto de 2008

Para saber con quién tratamos...

¿Por qué es tan difícil congeniar con las personas? ¿Por qué somos tan raros… tan locos todos…?

¿Qué hago? Me pongo a escribir mis clásicos delirios, (cosa q llevaría a escribir un libro de autoayuda o filosofía para personas conflictuadas, mhh, naa… no es la idea)…

Voy al punto… aunque se sabe que terminaré escribiendo 2 millones de líneas… porque no sé si sabían pero en esto no soy concisa ni simple… a ver; lo intentaré.

La cosa es q me sorprendo a cada momento de cómo es la gente… me incluyo en eso de “gente”, obvio. Tantas cosas para decir, sin saber cómo expresarlas, tantos sentimientos q ni uno entiende, tantos proyectos q no descubrimos… y mientras tanto vivimos, claro. Tantos q no se detienen a pensar en esto… pero ¿cómo hacen? Uno llega a una situación totalmente irreversible, sin vuelta atrás… un momento q nos atropella sin q se lo permitamos. Y ahí está, no todos pueden ver ese momento: o lo dejan pasar o lo ven… y cuando lo ven, en mi caso en particular, suele teñirse todo de otro color… puede venir disfrazado de persona. Esa persona adquiere a su vez otro color en mi vida… y son pocas las q me dejan ver eso que hace un clic… no digo que el resto sea mejor o peor: simplemente son diferentes.

Y así es como debe ser... y hasta es posible que todos piensen igual que yo y lo tomen como algo natural: “¡Oh sí! Analizo todo lo que hago... y lo q hacen y dicen otros”. ¿Pero es normal?, ¿Eh? No, tranquila… Total, a mí todo eso me atormenta a cada momento, e intento evadir esos pensamientos, dirigiendo el sufrimiento a hechos cotidianos y simples. A cada instante, por otra parte, se le va sumando un segundo más de experiencia… y así vemos cómo somos realmente… y a lo q podemos llegar… y repito, no se puede regresar en el tiempo.

Tantas veces quisiéramos tener esa inocencia y frescura de los seis años… Esa alegría y despreocupación q todos vivimos a esa edad… Pero no se puede, y hay q aprender a vivir y convivir con lo nuevo. No digo que sea malo, pero podría ser mejor… Me refiero a los pensamientos; intentar tener más claras las cosas… Y eso que yo no soy vueltera, me irritan mucho las vueltas… Pero a veces es imposible llegar a un lugar sin transitar otros... con esto digo q si no damos vueltas por entre esa maraña de ideas, nunca vamos a concluir en algo… Y es eso a lo q quiero llegar…aunque en realidad todo esto surge porque cada tanto, esa cripta se abre, dejando entrar luz… una luz que rompe la oscuridad y las telarañas q uno mismo construye cada vez q intenta acercarse a la realidad… sí: acercarse a la realidad.. No dije alejarse… porque alejarse de la realidad es lo q busco y no encuentro… Al alejarme de la realidad se disuelven las sombras y, esa claridad es lo que intento ver en otras personas… A veces creo encontrarlo, y es peor creer que existe cuando no existe… Y ahí llega la decepción… pero en la vida hay sorpresas y es mejor llevarse un disgusto una vez y no convivir con una ilusión que nos dolerá más con el correr del tiempo, ¿no?

Ahora mismo pienso que no tiene sentido alguno estar escribiendo esto ahora, a las 0.58 de la madrugada de un lunes, cuando me tengo que levantar a las 7… pero ¿qué más da? Si ahí vuelvo a pensar que un día voy a morir y nada cambia ¿o sí?… ¿Y a quién le importa esta noche que me quedé hasta más de la una de la mañana escribiendo cosas en Word? Porque al fin y al cabo todo es por algo,… las cosas se dan porque se tienen que dar… Y entonces, ¿qué digo? que nada es casualidad. Y que buscamos lo que hacemos… Todo sirve para crecer... y para llegar a ese punto q tiñe de colores una vida de ultratumba… o sea, aunque no estemos en un estado de conciencia cuando actuamos de alguna forma, todo sirve. Y así vivimos, de lo que construimos… construimos paredes q después tiramos abajo y nos jactamos de solucionadores de problemas… Construimos puentes para saltar de un lado a otro de un río q no existe, pero claro, el mejor ingeniero es uno siempre… ¿y los demás? Usan tus construcciones, tus edificios… y así es todo. Uno los deja usarlos: Después a no quejarse…

Gracias si leen… gracias si no leen… da igual. Yo logré limpiar algunas telarañas de mi cabeza loca. Y lo malo es que me doy cuenta de algo: del total de esa limpieza no habré llegado ni a hacer el 10 %... y yo miro, y todo brilla y está reluciente… Pero claro, en cuanto sacudís una cortina ya sale más polvo y la limpieza no termina nunca, NUNCA.

10 de diciembre de 2007

L.M.D.

3 comentarios:

carolinapeperina dijo...

Muy lindo jardín!...
Compartimos muchas nubes!...
Un abrazo :)


[prometo escribir algo con más sentimientos luego,
pasa q estoy en medio de un viajesito, y se me dió por pispiar un ratito la virtualidad y vi tu firma, gracias por cierto.
A lo q iba es... a una disculpa x estas palabras en off]

Matias dijo...

Me puse a leer todo y es muy profundo lo que escribis... hasta te diría que es tu estado incosciente que se hizo consciente y se sentó a manejar tus dedos y a moverlos por el teclado... Hay muchas palabras muy lindas y está bueno que lo expreses de esa manera, a veces también quisiera hacerlo... como decís vos: limpiar algunas telarañas de tu cabeza o de la mia...

Me tomo el atrevimiento de dejarte mi mail... me gusta hablar de esas cosas (elnegromati@hotmail.com)

Melina dijo...

¿y los demás? Usan tus construcciones, tus edificios… y así es todo. Uno los deja usarlos: Después a no quejarse…


no puedo estar mas de acuerdo, no es resentimiento lo q uso para afirmarlo
sino sinceridad
uno se vive qejando de qe todos lo usan a uno de muleta, pero, nos encanta ser muleta
supongo qe despues de todo, tambien somos los mismos qe usamos de muleta a otros, inconscientemente o a veces a consciencia
y esa limpieza, es verdad qe nunca termina
yo tambien intente muchas veces, y no acaba
pero nunca dejo de hacerla de todas formas


hermoso luz, me encanta ocmo escribis, y siento qe lo entiendo =)

EFEMÉRIDES

El tiempo de arena

El tiempo de arena
~Alejandro Costas~

árboles que hacen el amor

árboles que hacen el amor
~Alejandro Costas~